La homosexualidad es pecado

Recientes estudios han señalado que la homosexualidad tiene un componente biológico. Es decir que hay personas que nacen con cierta inclinaciones hacia los de su propio genero. Sin embargo, el hecho de que existan deseos naturales, por el hecho de ser naturales, no los hacen moralmente permisibles ni los justifica para continuar en esa práctica, porque con la misma excusa puede defenderse el alcohólico, el adicto a las drogas y el homicida. Es decir, aquello que puede tener un componente natural (por ejemplo, inclinaciones homosexuales, o inclinaciones adúlteras) no deja a la persona sin responsabilidad y consecuencias ante la desobediencia y rebeldía a la ley de Dios. John Macarthur deja bien en claro que tanto la homosexualidad como el adulterio son pecado, pero además la homosexualidad tiene un componente antinatural. Nadie decide ser heterosexual, porque así nacemos, así nos creó Dios, en cambio sí observa ve un proceso creciente de desobediencia de parte de quien practica la homosexualidad o  dicho de otro modo, una falta de resistencia y negación a lo que dictan sus deseos.

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido” (Romanos 1:21)

——————————————

——————————————

Liberando a los Cautivos es un ministerio para ayudar a personas que están esclavos en pecados de índole sexual. Ofrecemos cursos online totalmente gratuitos con tutorías personalizadas.

Si quieres ayuda, llena este formulario haciendo click aquí

Anuncios

2 pensamientos en “La homosexualidad es pecado

  1. Es importante recalcar este hecho que el problema del ser humano no es un pecado específico, sino el pecado en general. Según las palabras de Cristo “todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado” (Juan 8.34), de manera que los que no son dominados por una clase de pecado son dominados por otra. El asunto con los pecados sexuales es que tienen un efecto más dañino en la vida según lo explica el apóstol Pablo (I Corintios 6.18). El argumento que se suele dar con respecto a la “no elección” debe ser aclarado. Todos tenemos tendencia a ciertos pecados específicos y no parece que hallamos elegido tener pecados favoritos, sino que la tendencia parece ser innata. ¿Es esto una excusa para no luchar contra lo que está mal? El que está dominado por la violencia y es agresor puede argumentar que él no escogió ser así y lo mismo podemos decir con respecto a cualquier otro pecado. Si estás luchando con una tendencia sexual incorrecta, sea cual sea (homosexualismo, fetichismo, y otras diversas desviaciones de la sexualidad), te puedo asegurar que hay esperanza. Cristo da libertad del pecado, sea cual sea. Yo fui rescatado de la esclavitud y ahora vivo para Él. Bendito sea Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s